Importante avance para la ganadería sostenible baja en carbono en la Orinoquía
Villavicencio fue la sede del taller de “Agroecosistemas Ganaderos Bajos en Carbono” donde se analizaron propuestas y se recopilaron prácticas clave para configurar modelos promisorios. 

Villavicencio, 14 de junio de 2023. Con una nutrida asistencia de representantes de las gobernaciones, ONGs, alcaldías y las Mesas de Ganadería Sostenible de los departamentos del Meta, Arauca, Casanare y Vichada concluyó con éxito el taller de retroalimentación y validación de la propuesta de Agroecosistemas Ganaderos Bajos en Carbono en la región de la Orinoquia.

Este taller fue liderado por el APCA (Asociación en Participación, Consorcio o Asociación) de Agroecosistemas Ganaderos Bajos en Carbono, una consultoría que forma parte del Proyecto Biocarbono Orinoquia – Paisajes sostenibles bajos en carbono y es adelantada por un consorcio conformado por la Federación Colombiana de Ganaderos (FEDEGÁN), el Centro para la Investigación en Sistemas Sostenibles de Producción Agropecuaria (CIPAV), The Nature Conservancy (TNC) y la Alianza de Bioversity International y CIAT, bajo el liderazgo del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural y el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible.

El objetivo principal de esta reunión fue socializar los resultados de la caracterización de agroecosistemas ganaderos predominantes y validar la escalabilidad de los sistemas de producción promisorios y sus prácticas bajas en carbono en los agroecosistemas ganaderos de la región de la Orinoquia. En este ejercicio se recibieron aportes, sugerencias y elementos que enriquecen los resultados obtenidos hasta la fecha por la consultoría.

La dinámica de trabajo se desarrolló bajo una metodología participativa, donde se recopilaron numerosos elementos como la planificación predial participativa, la restauración del suelo, la eficiencia productiva, los servicios ecosistémicos, entre muchos otros, que contribuirán a la configuración de modelos promisorios de ganadería baja en carbono. Así mismo, se clasificaron las prácticas bajas en carbono de acuerdo con las características de cada paisaje, teniendo en cuenta principios de conservación, restauración y productividad. Los paisajes propuestos incluyen la sabana inundable, la altillanura y la zona de transición de la Macarena.